Zapata declarará en la Audiencia Nacional por su tuit sobre Irene Villa y las niñas de Alcasser

753
0
Share:

Zapata: “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcáser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”.

Zapata: “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcáser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”.

MADRID. “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcáser para que no vaya Irene Villa a por repuestos». Este mensaje en Twitter, escrito en 2011, llevará al concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, a comparecer en calidad de imputado ante la Audiencia Nacional por humillación a las víctimas del terrorismo. A pesar de que la única superviviente a la que hacía alusión el tuit ha perdonado públicamente a Zapata, el Tribunal considera que no solo le atañe a ella sino a “la dignidad de las víctimas del terrorismo y sus familiares como colectivo».

Tras hacerse público el mensaje del político, Manuela Carmena destituyó a Zapata como concejal de Cultura y ahora desempeña su cargo como responsable del distrito de Fuencarral-El Pardo. Las niñas de Alcasser e Irene Villa no fueron las únicas «víctimas» del concejal quién también bromeó sobre el holocausto al escribir: “¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero».

El Tribunal asegura que “este tipo de acciones lesionan el bien jurídico protegido [el honor de la víctima] angustiando y aumentando el dolor de las víctimas, y si son conocidas y públicas aumentan el grado de la lesión. Por ello no se persigue al autor por ser quien es, sino porque sus expresiones han adquirido un conocimiento público que hace que aquellas sean más idóneas para incurrir en el tipo penal, y además han llegado al conocimiento de muchas víctimas”.

A pesar de las excusas de Zapata sobre el contexto humorístico en el que se encuadran estos comentarios, la resolución califica «el derecho a bromear como ejercicio de la libertad de expresión está limitado por el derecho de las víctimas y sus familiares a que no se trivialice, ni se banalice restándole importancia al dolor que han padecido».