El 70% de los madrileños cree que la sanidad pública ha empeorado en los últimos 5 años

Sanidad

MADRID. Casi siete de cada diez madrileños aprecia que la sanidad pública en la Comunidad ha empeorado durante los últimos cinco años y la misma proporción asegura que las urgencias hospitalarias están “saturadas”, según una encuesta elaborada por Facua Consumidores en Acción.

Según este sondeo, sólo el 10 por ciento de los encuestados cree que el sistema sanitario público ha mejorado en el último lustro mientras que el 23 por ciento entiende que el sistema se mantiene igual que hace cinco años.

Así lo han trasladado este miércoles el portavoz nacional de Facua, Rubén Sánchez, y el presidente de FACUA Madrid, Daniel Rubio, para detallar los resultados de la encuesta elaborada entre 1.005 usuarios de la sanidad madrileña. Del total de encuestados, 508 son hombres y 497 mujeres mientras que en rango de edad 77 de los consultados tienen entre 18 y 30 años, 656 entre 31 y 60 años y 272 más de 60 años.

Ambos relacionan esta valoración negativa sobre la “pérdida de calidad” en la sanidad pública con los procesos de “privatización” que se han llevado a cabo por anteriores gobiernos de la Comunidad de Madrid.

El sondeo arroja como dato más negativo la valoración de los tiempos de espera en las urgencias hospitalarias, pues un 67 por ciento entiende que están “saturadas” mientras que sólo el 18 por ciento considera que funcionan con normalidad.

Un porcentaje inferior, en concreto el 45 por ciento, entiende que las urgencias de los centros de salud están saturadas frente al 29 por ciento que asegura que funcionan con normalidad.

La encuesta de Facua también apunta a críticas respecto a los plazos para obtener cita con el especialista también son objeto de un elevado porcentaje de críticas. Así, el 59 por ciento considera que el tiempo de espera es “excesivamente alto”, el 15 por ciento lo entiende “razonable” y sólo el 23 por ciento lo considera reducido.

En lo que se refiere a las citas con el médico de cabecera, el 27 por ciento considera “muy largo” el plazo, el 21 por ciento lo ve “razonable” y el 50 por ciento lo valora reducido.

Los plazos para la realización de pruebas diagnósticas son “excesivos” en opinión del 51 por ciento de los usuarios consultados aunque el 19 por ciento los considera “razonables” y el 26 por ciento los aprecia “reducidos”.

Para las invervenciones quirúrgicas, los plazos son “excesivos” para el 47 por ciento de los madrileños, “razonables” para el 6 por ciento y reducidos para otro 18 por ciento. Rubén Sánchez entiende que este dato es llamativo porque no todos los usuarios están a la espera de una intervención quirúrgica.

Por otra parte, más de un tercio de los encuestados (39%) critica que habitualmente tiene que esperar más de 30 minutos con respecto a la hora de su cita cuando acude al médico de cabecera. A su vez, el 43 por ciento indica que suele esperar entre 15 y 30 minutos y el 17 por ciento menos de un cuarto de hora.

El 47 por ciento de los madrileños que ha participado en la encuesta advierte de que ha notado “alguna limitación” por parte de los médicos para prescribirles medicamentos, frente al 50 por ciento que no tiene esa apreciación.

Por otro lado, el 15 por ciento de los usuarios critica que el personal sanitario no suele ofrecerle una información completa y comprensible sobre su dolencia o patología y el tratamiento que debe seguir. Mientras, el 50 por ciento valora que sí les informan correctamente y otro 34 por ciento entiende que “a veces sí y otras no”.

Asimismo, el 55 por ciento de los encuestados considera “adecuado” el tiempo que el médico dedica a atenderle, el 31 por ciento valora que “a veces sí y otras es inadecuado” mientras que el 13 por ciento critica que “habitualmente la duración de la atención es corta”.

Otra de las conclusiones de la encuesta es que el 41 por ciento se queja de que su médico de cabecera le “restringe o limita” las derivaciones al especialista (el 15% dice que esto ocurre casi siempre y el 26% que a veces), frente al 53 por ciento valora que no sufre esa limitación. Ante ello, el portavoz nacional de Facua aprecia que existe un porcentaje de usuarios que piensa que la limitación de derivaciones a especialistas evidencia falta de personal.

Mientras, el 59 por ciento de los usuarios cree que su centro de salud es adecuado a sus necesidades, el 22 por ciento considera que necesita una reforma, el 14 por ciento cree que es pequeño y sólo el 2 por ciento se queja de que está sucio.

Tanto Rubén Sánchez como Daniel Rubio afirman que los usuarios encuestados ven una diferencia entre la atención Primaria y la especializada, con mejor valoración de los centros de salud sobre los hospitales.

A su vez, recalcan que los usuarios no critican el trabajo de los profesionales sino aspectos referidos a la organización y medios de los que dispone el servicio sanitario, algo que se refiere a las decisiones políticas.

En este punto, Rubén Sánchez reclama a la Comunidad de Madrid la creación de órganos de participación ciudadana que garantice transparencia y diálogo con los agentes sociales implicados en la sanidad. Ha puesto el fondo en el caso de las organizaciones de consumidores y usuarios, junto a los representantes de los trabajadores.

El portavoz nacional de Facua ha recordado que el pasado agosto el actual consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, se comprometió a abordar esta medida reivindicativa y espera que aclare pronto qué proyectos tiene al respecto para articular la participación de los agentes sociales implicados en la sanidad. EUROPA PRESS