Así será el nuevo polideportivo San Isidro de Getafe

1456
0
Share:

GETAFE. El nuevo polideportivo San Isidro de Getafe, que se construirá sobre el anterior derruido, contará con 200 plazas de aparcamiento y será de gestión pública, «a diferencia de lo que planteaba el anterior equipo de Gobierno del PP», según ha informado este martes el Ayuntamiento.

Al respecto, la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, y el concejal de Deportes, Javier Santos, han mantenido una reunión con representantes de 55 asociaciones deportivas con el fin de consensuar el proyecto del nuevo polideportivo San Isidro, mientras que la próxima semana se convocará un nuevo encuentro con las asociaciones de vecinos y AMPAS de los barrios más cercanos a las instalaciones.

El proyecto del polideportivo San Isidro, con las propuestas recibidas en las diferentes convocatorias que se realizarán, se llevará a una asamblea vecinal para su aprobación, ya que el Gobierno Municipal tiene previsto que el proyecto esté finalizado antes de 2016, para que en 2017 se proceda ya a la construcción por fases de las primeras instalaciones.

Este verano, tras la celebración del festival Cultura Inquieta en el mes de julio, se procederá a la demolición de los dos últimos edificios que todavía quedan en pie, pues su deterioro impide que se puedan conservar.

La idea es crear unas instalaciones sin barreras, en la que no habría valla perimetral, así como contar con una extensa zona de uso libre deportivo para disfrute de todas las edades.

Además, se contempla un pabellón para 2.500 espectadores, una piscina para baños especiales y de adultos, un gran gimnasio con salas polivalentes que darán servicio a todas las actividades de sala, un campo de fútbol 11 y dos campos de fútbol 7, más el aparcamiento abierto que se podrá utilizar por los vecinos de la zona.

Las obras de demolición de las primeras instalaciones se llevaron a cabo el pasado verano sobre el gimnasio, las gradas y las pistas de petanca, después de tres años del cierre del polideportivo a causa de su pésimo estado.

Durante la pasada legislatura, salió dos veces a concurso su reconstrucción y explotación, pero quedó desierta la adjudicación, lo que llevo al anterior alcalde Juan Soler a hablar de una «mano negra» en la Delegación de Deportes que impedía sacar el proyecto adelante. PL/EP