Condenado a 12 años por matar borracho a un hombre que permaneció 1,5 KM subido al capó de su coche

alcohol

MADRID. El fallecido, un conductor de la EMT, se subió a su capó para evitar su huida. Tras arrastrarlo durante kilómetro y medio se deshizo de él en un giro brusco causándole la muerte consecuencia de un golpe en la cabeza.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a doce años y medio de cárcel a un hombre por matar a un conductor de la EMT, quien falleció después de que se cayera del capó del acusado tras subirse para impedir su huida tras un choque en la Avenida de los Poblados de la capital.

La víctima, el conductor de la EMT Óscar Laín, murió tras recibir un fuerte golpe en la cabeza tras recorrer kilómetro y medio subido en el capó del condenado. Trataba de evitar su fuga después de que se percataran tras un golpe de tráfico que iba bebido.

En una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la Sección 17 de la Audiencia de Madrid condena a Luis Carlos C.C. a doce años y medio de cárcel por un delito de homicidio en concurso con un delito contra la seguridad vial. Además, le absuelve de los delitos de lesiones y de la falta de lesiones.

Los hechos

El suceso tuvo lugar el 11 de octubre de 2014, cuando se produjo un choque entre el vehículo que conducí el acusado y María del Mar Rodríguez García-Camacho. Por motivo del impacto se bajaron de los coches sus conductores y también el usuario de este último vehículo, Oscar Laín.

Oscar y María del Mar, en el momento de recabar los datos para gestionar la documentación del accidente, observaran en Luis Carlos síntomas de embriaguez, decidieron llamar a la Policía.

Así, el condenado con el fin de impedir de que le sorprendiera la Policía en la situación en la que se encontraba, se metió en el interior del vehículo. En ese momento, Oscar se dirigió a su coche de Luis Carlos y, cuando éste lo arrancó, pasó de situarse a la izquierda del coche a ponerse delante, instante en el que Luis Carlos empezó con la marcha, cayendo Óscar sobre el capó del vehículo mientras comenzaba a golpear la luna.

En la situación que se está describiendo, Luis Carlos, sabiendo que llevaba encima del coche a una persona-en la forma que se acaba de exponer-continuó la marcha alcanzando poco a poco velocidad hasta el punto de alejarse del lugar paulatinamente.

Desenlace fatal

Por razón de la velocidad que fue cogiendo el coche, Oscar se fue desplazando desde el capó hasta el techo del vehículo, agarrándose donde podía. En un momento determinado cayó al suelo. Así, se golpeó con la calzada, rebotando y causándose determinadas lesiones. La gravedad del golpe hizo que fallecera al día siguiente.

Una patrulla de la Policía Municipal logró detener al acusado, a quien detuvo. En ese momento, Luis Carlos se encontraba en actitud huidiza y con la mirada perdida requiriéndosele, seguidamente, para practicar la prueba de la alcoholemia, a la que Luis Carlos accedió voluntariamente arrojando el resultado de 0.83 y  0 86 mg de alcohol por litro de aire espirado en la primera y segunda pruebas, respectivamente, que se hicieron a la 1.00 horas y a la 1.23 horas. PL/EP.