La exinterventora no recuerda las pegas que puso a venta de 1.860 pisos pero defiende lo firmado

madrid

MADRID. La exinterventora del Ayuntamiento de Madrid, Beatriz Vigo Martín –cesada hace una semana– ha contestado en la comisión municipal de investigación que no recuerda “exactamente” las pegas que puso a la enajenación de patrimonio de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) aunque, a renglón seguido, ha defendido “todos” los informes que firmó en el Ayuntamiento de Madrid.

En un careo entre la exinterventora y los portavoces en la comisión de Ciudadanos, PSOE y Ahora Madrid, Miguel Ángel Redondo, Mercedes González y Carlos Sánchez Mato, respectivamente, Vigo Martín ha contestado que no podía recordar exactamente el contenido del informe de la cuenta general de 2013.

En dicho informe se resaltaba que la venta de patrimonio supuso una pérdida económica de 31 millones de euros sobre lo presupuestado, no se cumplieron los principios de publicidad y concurrencia en la enajenación de activos y destacó que el consejo de administración de la EMVS no era el órgano competente para dejar sin efecto las normas de adjudicación. “No recuerdo exactamente”, ha contestado, sin embargo.

“Me reitero en todos los informes que he firmado porque han sido emitidos con objetividad, imparcialidad, respetando la ley y entendiendo que era la forma correcta”, ha defendido a renglón seguido en la comparecencia, la segunda de la jornada.

Frente al que fuera director jurídico de la EMVS, Rafael Requena, que ha comparecido minutos antes afirmando que no era necesario aplicar los principios de publicidad y concurrencia, Vigo Martín ha destacado que en la Intervención mantenía en los planes de auditorías “que debería verificarse en todas las enajenaciones el cumplimiento de esos principios”. PL/EP