Las protestas de la oposición fuerzan al alcalde de Leganés a celebrar el Pleno a puerta cerrada

Leganés

Vista del Ayuntamiento de Leganés


LEGANÉS. El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, del PSOE, ha decidido celebrar el Pleno ordinario de este jueves a puerta cerrada por tercera vez en lo que va de Legislatura, a raíz de las protestas y continuas interrupciones de la concejala No Adscrita Rocío Cruz.

La edil, expulsada de Leganemos junto a otros tres ediles de esta formación, ha asegurado que no pararía hasta que se dejase acceder al salón de Plenos a los trabajadores de la empresa Helechos, concentrados en el exterior del Ayuntamiento en protesta por posibles despidos en el proceso de subrogación a la nueva empresa adjudicataria del servicio de mantenimiento de zonas verdes.

Según los ediles No Adscritos y los de Unión por Leganés (ULEG), en la zona baja del salón de Plenos había sitios libres para que pudieran ser ocupados por los trabajadores. El alcalde ha argumentado que ese espacio estaba reservado a personal adscrito a los Grupos políticos según un acuerdo de Junta de Portavoces, y ha continuado con el primer punto del orden del día.

En ese momento, el portavoz de ULEG, Carlos Delgado, y los cuatro concejales No Adscritos permanecían de pié junto a la Presidencia, intentando que el regidor cambiase de opinión.

En el segundo punto se ha dado cuenta del escrito de la candidatura de unidad popular Leganemos sobre la expulsión de los cuatro concejales Manuel Barbé, Mercedes Condés, Beatriz Alonso y Rocío Cruz por el enfrentamiento que mantienen con el portavoz de la formación, Fran Muñoz.

En este momento, y aún de pié esta vez junto a su bancada, los cuatro ediles No Adscritos no han parado de gritar ‘Alcalde, escucha, Helechos en lucha’.

Intervenciones

En este clima de elevada tensión, el portavoz de ULEG, Carlos Delgado, ha intervenido para recriminar al alcalde su posicionamiento y para apuntar a “comportamientos antidemocráticos” en el salón de Plenos, acusación que ha tenido su réplica en el concejal de Hacienda, Pedro Atienza, que ha acusado a los ediles que protestaban de querer convertir el Pleno en un “circo”.

En ese momento, la concejala no adscrita Rocío Cruz ha comenzado a gritar repetitivamente por el micrófono ‘Alcalde, escucha, Helechos en lucha’, y Llorente ha ordenado un receso.

Unos minutos después se ha reanudado la sesión, pero debido a que Cruz seguía interrumpiendo y ratificaba que continuaría con esa actitud, el alcalde ha ordenado celebrar el Pleno de Leganés a puerta cerrada, con lo que todos los concejales se han desplazado a la sala de Juntas. PL/EP