Hombres, mujeres y viceversa

nacho diaz

Nacho Díaz.

Fag Hag es una de esas palabras intraducibles inglesas que siempre se asocia con mujeres especiales a las cuales les gusta estar rodeadas de hombres gais. Supongo que los más claros ejemplos que puedo encontrar en un estado puro y totalmente disparatado son las dos protagonistas de Ab Fab.

Del mismo modo después de leer en segundo de carrera Fag Hags and Queer Sisters de mi profesor Stephen Maddisson, también puedo afirmar que para ser una autentica mujer de este tipo hace falta algo más que hacerse un Madonna, sintiéndose un hombre gay atrapado en un cuerpo de mujer.

Como tal cosa me parece una frivolidad debo comenzar de nuevo diciendo que ayer conocí a una autentica amiga de hombres gais cuya fuerte, verdadera y autentica devoción la ha convertido en una de las fotógrafas más famosas de la escena en el Reino Unido.

Por si esto fuera poco Holly Revell lleva un par de años trabajando en un libro sobre el legendario performer, artista de cabaret, actor y director, e icono drag David Hoyle, quien para mi desde que le oí decir aquello  de “Gracias a todos los que me crucificaron de joven porque ellos me enseñaron a pensar” se ha convertido en todo un referente.

Una imagen del libro de David Hoyle por Holly Revell

Una imagen del libro de David Hoyle por Holly Revell

Esta afirmación podría no tener tanta importancia si no fuese porque Hoyle, víctima del acoso escolar, sufrió  su primera crisis mental cuando tenía solo 14 años. Después de esa vinieron otras que no impidieron aumentar su grandeza como un artista que siempre recibe en su camerino a todos aquellos propios y extraños que tengan un problema que contarle.

El libro, David Hoyle: Parallel Universe – A Photobook by Holly Revell para el cual la artista ya ha recaudado casi 7.000 libras a través de un crowdfunding representa una infinidad de universos entre bastidores, dando a conocer los entresijos de sus aclamadas actuaciones en lugares como South Bank o la mítica Royal Vauxhall Tavern y, también, esa magnífica relación traspasando casi los límites de lo humano que se establecen entre hombres gais y mujeres dispuestas a apoyarlos hasta donde haga falta, funcionando esta relación también a la inversa con iguales resultados.

Al fin y al cabo de todos es conocido que los gais tenemos musas pero, en mi opinión, lo que ya no es tan conocido son aquellas mujeres que tienen “musos” gais.

Escuchando a Holly hablar durante casi una hora me di cuenta que su libro se ceñía perfectamente al tema de la noche ya que el evento había sido organizado por el colectivo internacional de artistas DARC (Documentation, Action, Research Collective) en su noche mensual de “contaminación”, para invitarnos a todos a envolvernos en el proceso holístico del siempre interesante mundo de los performers y las performances.

Es por tanto por este motivo que cada foto incluida en el libro que Holly nos ensenó tenía un antes, un después, y gracias a ella una vida eterna plasmando la existencia creativa, mezclando a Hoyle el artista y a Hoyle la persona, quienes muchas veces son tan difíciles de separar como sus famas casi eternas.

Durante la tarde en la que se sirvió abundante comida tuve la oportunidad de hablar con Ernst Fisher, otro miembro de DARC. Este artista alemán se encuentra en la actualidad desarrollando un proyecto en distintas partes del mundo solicitando a todos los miembros de su público una gota de sangre, convenientemente extraída por una enfermera, para escribir una letra del texto de la Declaración de Derecho Humanos.

Según me contó Arabia Saudí o los EEUU más profundos de Trump serian los sitios a los que más le gustaría llegar para escribir más artículos de la Declaración  impregnándolos con  solidaridad humana, por muy difícil que resulte encontrarla.

Por otra parte hablar de DARC y hablar de performance sin mencionar a Manuel Vason sería hacerle un flaco favor al colectivo que el mismo fundó y a uno de los autores de fotografías de este género artístico más reconocido a nivel internacional.

Todos estos artistas junto con Jemima Yong y Tara Fatehi me obsequiaron con una magnifica tarde-noche que en mi caso se prolongó hasta la madrugada gracias a la autentica conversación bohemia que establecí con el pintor chileno Patricio (Pato) Bosich, otro  miembro del grupo, sobre el Siglo de Oro español y el Renacimiento bajo un palco de orquesta.

La contaminación de DARC detrás del contenedor.

La contaminación de DARC detrás del contenedor.

La razón por la que cuento todos estos detalles no es otra más que la de agradecer la extrema amabilidad y el carácter distendido de este colectivo por el cual han desfilado figuras prominentes de las artes y cultura inglesas sin ningún tipo de formalismos y que están  siempre dispuestos a ayudar a quien tenga una buena idea los primeros martes de cada mes.

En cuanto al libro de Holly, por ser un canto a la verdadera amistad, solo me queda recordar que gracias a obras como esas muchos podemos seguir sintiéndonos vivos, manteniendo relaciones inquebrantables con nuestras más firmes aliadas.