Menos fotos y más presupuestos

portada mujeres

Bajo este lema y otros similares, ayer jueves día 25 centenares de mujeres y hombres feministas salieron a la calle en Madrid para pedir que se aumente el presupuesto del Estado en la lucha contra la Violencia de Género. En el manifiesto que han leído y entregado a la ciudadanía las entidades convocantes daban a conocer que según la Macroencuesta del año 2015 realizado  por el Gobierno, 4 millones de mujeres sufren violencia de pareja o sexual.

Ante estas alarmantes cifras reclaman que se creen partidas presupuestarias para la prevención en los ámbitos educativos, sanitarios y campañas en los medios de comunicación. En la cabecera de la marcha destacaba entre otras pancartas la frase “Sin presupuestos ni participación las violencias machistas no serán cuestión de Estado”

REPRESENTANTES DEL MUNDO DE LA DISCAPACIDAD SALEN A LA CALLE

Todos los estudios realizados hasta la fecha dan cifras muy superiores en la violencia de género sufrida por las mujeres con discapacidad. Ante este hecho las mujeres y hombres representantes de este colectivo se han unido junto a otras decenas de asociaciones que piden más apoyo a las mujeres maltratadas.

 En la foto podemos ver a Ana Peláez (Vicepresidenta Ejecutiva del CERMI Mujeres) en la silla de ruedas a Pilar Ramiro (Presidenta de la Comisión CERMI Mujeres) y a Francisco Forte (afiliado a la ONCE y Presidente de la Asociación La Barandilla) junto a otros representantes del mundo de la discapacidad.

En la foto podemos ver a Ana Peláez (Vicepresidenta Ejecutiva del CERMI Mujeres) en la silla de ruedas a Pilar Ramiro (Presidenta de la Comisión CERMI Mujeres) y a Francisco Forte (afiliado a la ONCE y Presidente de la Asociación La Barandilla) junto a otros representantes del mundo de la discapacidad.

 Esta manifestación ha sido muy importante para las mujeres con discapacidad.  Pilar Ramiro lleva años reivindicando y explicando a la sociedad “al contrario de lo que ocurre con otro tipo de grupos vulnerables o que sufren discriminación, las mujeres con discapacidad carecen generalizadamente de recursos o dispositivos legales eficaces para eliminar y corregir dichas conductas discriminatorias.

Nosotras nos enfrentamos continuamente a dichas circunstancias, que se evidencian en cuotas mayores de desempleo, salarios inferiores, menor acceso a los servicios de salud,mayores carencias educativas, escaso o nulo acceso a los programas y servicios dirigidos a mujeres en general, mayor riesgo de padecer situaciones de violencia y todo tipo de abusos, etc., realidad que se agrava por la existencia de normas y políticas que fomentan la dependencia y por la dificultad de introducir modificaciones en los hábitos preexistentes. De igual modo, las mujeres con discapacidad soportamos aún con más crudeza que los varones con discapacidad la persistencia de prejuicios, estereotipos e ideas recibidas, generalizados en todos los ámbitos, que distorsionan la imagen social y la percepción normalizada de este grupo humano.

Entre las distintas manifestantes también había representantes del mundo de la Salud Mental como Ana Lancho, Gerente del Hospital de Día Lajman.

Entre las distintas manifestantes también había representantes del mundo de la Salud Mental como Ana Lancho, Gerente del Hospital de Día Lajman.

Ahora solo queda esperar que esta manifestación consiga concienciar a los representantes políticos para que noticias como la ocurrida el jueves 18 de este mes no vuelvan a ocurrir

  • “Ana Gilda Linares, la mujer de 55 años que murió apuñalada en la tarde del jueves en Caudete (Albacete), había decidido poner fin a los malos tratos que su sobrina estaba sufriendo por parte de su expareja, Ronald Alexander, de 30 años, y esto le ha costado la vida. Ronald acudió al Hogar del Jubilado donde Ana Gilda, de origen dominicano, trabajaba como camarera y le clavó un cuchillo. Horas antes había intentado hacer lo mismo con su expareja pues intentó estrangularla con un pañuelo sin conseguirlo.

El detenido, ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Almansa (Albacete) por los delitos de homicidio y violencia de género, tenía varias denuncias previas por malos tratos y amenazas que habían presentado tanto su expareja como Ana Gilda. La última la había interpuesto Ana Gilda en la mañana del jueves después de que su sobrina hubiera estado a punto de morir estrangulada, una acción que precipitó los acontecimientos”.

José Manuel Dolader