La marginación de la médico Noelia de Mingo

Noelia de mingo saliendo de Foncalent.

Noelia de mingo saliendo de Foncalent.


El colectivo más marginado y estigmatizado de la sociedad española es el formado por las personas diagnosticadas con alguna enfermedad mental y sus familias. Es el grupo de personas con discapacidad más numeroso de España, el más dividido y el menos representado.

En España están diagnosticadas con alguna enfermedad mental grave más de 250.000 personas, padeciendo entre  el 1 y el 2% de la población alguna enfermedad mental. Estos números son más elevados si incluimos los trastornos de personalidad y las depresiones.

Sin embargo la única confederación que aglutina a asociaciones de toda España  tiene escasamente 47.000 socios.

En muchas ocasiones, muchas entidades de esta confederación nos quejamos del estigma que sufrimos las familias y los afectados por parte de la sociedad. ¿Realmente somos combativos al igual que otros grupos de personas con discapacidad lo han sido en el pasado?

Noelia de Mingo es un claro ejemplo de abandono e hipocresía. No hemos sido capaces como colectivo, de trabajar para exigir respeto y dignidad  para Noelia de Mingo como ser humano y para su pobre familia que durante 14 años han tenido que pasar meses sin dormir pensando como tratara la sociedad a la pobre Noelia cuando salga de su prisión psiquiátrica. Y sobre todo,  ¿Cómo saldrá tras su cumplimiento de penas? Ahora tienen que seguir soportando la crítica de una parte de la sociedad que rechaza que salga de prisión.

Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación TÚ DECIDES de la zona norte de Madrid, formada por personas diagnosticadas en Salud Mental.  Mi presidente ha estado 5 años en prisión por un delito de sangre. Mi sobrino estuvo 5 años en prisión por otro delito de sangre (más grave, pero con la misma pena porque no hubo acusación particular). Mi presidente sufrió el abandono de la sociedad y de gran parte de sus amigos porque era un ex convicto, le costó varios intentos de suicido y días de profunda depresión al ver como su brote psicótico que le hizo cometer un delito, le obligaba a seguir arrastrando el castigo a pesar de haber pagado con privación de libertad su delito, que no había sido voluntario. Ambos llevan ahora una vida normalizada porque han conseguido reinsertarse de nuevo en la sociedad, con el apoyo social, familiar y con una medicación apropiada.
 
Hospital Fundación Jiménez Díaz donde trabajaba como Medico.

Hospital Fundación Jiménez Díaz donde trabajaba como Medico.


En ambos casos sus delitos de sangre fueron debidos a su enajenación a causa de su enfermedad mental. Noelia de Mingo padece una enfermedad mental muy similar (esquizofrenia paranoide), también dejo de medicarse, y en este caso la incapacidad de su pobre familia para controlar sus delirios y la falta de protocolos de actuación en el Hospital donde trabajaba, Fundación Jiménez Díaz ante sus muchos episodios delirantes, hizo que aquel 3 de abril del año 2003 su cabeza se rompiera y se dedicara a asestar cuchilladas a diestro y siniestro sin control alguno. El resultado fue devastador, 3 personas muertas y varios heridos.

Comprendo que es muy difícil que esas tres familias perdonen o entiendan que Noelia era entonces un pobre e infeliz enferma mental que veía y escuchaba persecuciones que solo su enferma cabeza recreaba para desgracia de ella. Como comprenderán, no voy a pedir que la perdonen, al igual que después de 14 años de cautiverio todavía es pronto para pedirle a ella o a su familia una entrevista. Los que hemos pasado por una situación similar sabemos que solo se pide apoyo y comprensión para poder superar juntos ese desgraciado día que va a pesar como una terrible losa para ella y su familia por el resto de sus vidas.

Me hubiera gustado que estas palabras hubieran sido un clamor general por parte del mundo de la salud mental, de las empresas y fundaciones que tratan a los presos en prisión, pero nuestra cobardía y falta de compañerismo hace que nuestro grito de afecto y compresión sea solo por ahora de una asociación de personas diagnosticadas con problemas mentales más o menos parecidos al de nuestra compañera  Noelia de Mingo (y espero que pronto amiga). Desde la Asociación TÚ DECIDES pedimos a la sociedad que comprenda a esta pobre mujer, porque ni ella era una asesina, ni ella quiso hacer daño a alguien. Lo hizo, repito, porque su cabeza se rompió y no vale la pena pensar ahora ni nunca que paso por su cabeza. No era ella aunque sus huellas dactilares estaban en ese cuchillo con el que provocó tanto daño y dolor.

¿Y qué podemos hacer mientras tanto?. Usted querido lector, no sé qué hará, pero nosotros por tercer año consecutivo desde nuestra asociación, junto a otras entidades del resto de España y capitaneados por la Asociación El Timón de Almería, volveremos a manifestarnos el 8 de octubre a las 12:30 del mediodía desde la Plaza de España hasta la Puerta del Sol. Pediremos que las personas con problemas de salud mental no paguen su condena en prisión y su rehabilitación penitenciaria se realice en entidades especializadas y rehabilitadoras donde sean tratados como  enfermos, no son criminales;  pediremos también más visibilidad y apoyo por parte de la sociedad a las personas diagnosticadas en salud mental  y entre otras muchas reclamaciones algunos llevaremos algún símbolo en apoyo a Noelia de Mingo aunque ella lo desconozca o no se sienta con fuerzas para acompañarnos ¿Te apuntas?

 José Manuel Dolader Poblador