Rajoy carga contra Rubalcaba: «O te callas o reconoces el mérito de la gente»

410
0
Share:

RAJOYpp

NACIONAL. Directo, sacando pecho y sin metáforas gallegas. Así se ha presentado hoy Mariano Rajoy durante la Convención Nacional del Partido Popular en Valladolid. El presidente ha mandado callar al líder de la oposición Alfredo Pérez Rubalcaba. «O te callas o reconoces el mérito a la gente», le ha dicho directamente aunque sin mencionar su nombre.

En el feudo del ex presidente José María Aznar -que le dio el más sonado de los plantones al líder de los populares– Rajoy se sintió cómodo por primera vez. Convirtió los ecos de ruptura en las filas del partido en gritos de unidad y esta vez, con el caso Bárcenas sobre su cabeza como la espada de Damocles, paso por alto hablar de corrupción.

Prefirió llenar los pulmones y lucir las medallas de la recuperación. El panorama hace dos años era desolador», argumentaba Rajoy. «España estaba tambaleándose y al borde de la quiebra», añadía con el asentimiento de sus fieles. «Nadie nos ha regalado nada, los españoles nos hemos rescatado solos».

Y llegó el turno de arremeter contra el rival, porque ha Rajoy «no le preocupan las críticas, pero todo tiene un límite». Recordó a Rubalcaba su vicepresidencia en el gobierno «que dejó a España como un páramo abandonado«.  » Tú eres parte de ese calvario, así que o te callas o reconoces el mérito de la gente«. No mencionó su nombre. No fue necesario.

Valenciano contesta: «patético»

Se esperaba una pronta contestación por parte de los socialista. Le toco -como casi siempre- a Elena Valenciano. La vicesecretaria general del PSOE calificó el discurso de Mariano Rajoy como  «impropio de un presidente demócrata y patético».

Unidos pero con ausencias

Los ecos de ruptura que circularon estas semanas fueron contestados por Rajoy con un llamamiento a su gente: «decid a los españoles que somos un partido unido». Sin entrar en detalles sobre las ausencias o las amenazas de un nuevo partido de derechas en panorama político español. Ausencias, aunque esperadas, fueron la falta de análisis a los casos de corrupción que actualmente pesan sobre las espaldas ex dirigentes de su partido. Ni Barcenas, ni Gurtel tuvieron protagonismo en su discurso.