Una explosión en el cuarto de contadores de un edificio de Canillejas abrasa la mano de un hombre

Villaverde

MADRID. La explosión de un cable en un cuarto de contadores de un edificio de la calle Avenida Quinta número 22, de la colonia Ciudad Pegaso del madrileño distrito de San Blas-Canillejas, abrasó este martes la mano de un operario, según ha explicado un vecino a Europa Press.

El incidente, según informan las mismas fuentes, provocó que toda la zona perdiera el servicio eléctrico desde las 12 horas, cuando se produjo la explosión, hasta las 24 horas. Además, según informa el vecino, hasta el lugar se desplazaron efectivos de emergencias, de la Policía Municipal y de la Policía Científica y de investigación de riesgos laborales, así como Bomberos.

Una portavoz de Emergencias Madrid ha confirmado a Europa Press que, efectivamente, sanitarios del Samur y Bomberos del Ayuntamiento se trasladaron hasta el lugar tras recibir la llamada de un vecino que escuchó la explosión. El operario sufrió quemaduras de segundo grado en muñeca y mano, por lo que tuvo que ser trasladado al Hospital Ramón y Cajal.

Por su parte, el vecino asegura que el operario, que había estado esa mañana instalando un ascensor nuevo en el edificio, se dirigió al cuarto de contadores, aunque no sabe exactamente las acciones que llevó a cabo o si manipuló la instalación eléctrica, y que estuvo “a punto de morir tras el accidente” aunque salvó la vida porque un vecino apagó su ropa, que estaba ardiendo.

“Me temo que esto el día menos pensado da un disgusto porque las instalaciones de acometida están muy mal”, señala el vecino, que considera que la explosión, “que dejó el cuarto de contadores negro”, se debe al mal estado de la instalación realizada por la compañía eléctrica que suministra al edificio.

Así, afirma que el único cable que explotó fue el de esta empresa concreta, y que este hecho quedó recogido en el parte del seguro, aunque la compañía eléctrica argumentó que la responsabilidad recae en la empresa instaladora del ascensor y en el operario. “Me imagino que esta empresa debe de estar preocupada porque su cable fue el único que estalló”, incide.

Además, el vecino asegura que en la zona “están hartos”, porque han pedido en varias ocasiones a la empresa eléctrica que arregle la deficiente instalación aérea que hay en varios edificios, pero “no hacen ni caso”.