Modifican dos líneas de autobús para mejorar el servicio en Pozuelo

Pozuelo

POZUELO. La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, ha visitado Pozuelo de Alarcón para presentar las actuaciones diseñadas por el Consorcio Regional de Transportes, en colaboración con los responsables municipales. Unos beneficios que van a notar especialmente los residentes de La Cabaña, que a partir de este lunes multiplican sus posibilidades de conexión con el centro de Pozuelo y con Madrid.

Gonzalo, acompañada por la regidora de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, ha desgranado las novedades que afectan a dos líneas de autobús: la interurbana 656A y la urbana L1. La primera, que une Pozuelo con Madrid (Moncloa), prolonga su itinerario para situar su cabecera en la urbanización La Cabaña, dotando a este núcleo de población de una conexión directa con la capital.
Esta actuación contará con 25 expediciones por sentido en días laborables (una de cada dos expediciones de la 656A), con una frecuencia de paso de 40 minutos. Por su parte, la oferta de sábados, domingos y festivos será de 22 expediciones por sentido, y también se prolongarán los servicios nocturnos de viernes, sábados y vísperas de festivos con tres expediciones por sentido. Esta actuación, además, incrementa la oferta en el tramo actual de esta línea en un 13 %.

En cuanto a la línea urbana L1, desde hoy modifica su recorrido para comunicar la urbanización La Cabaña con distintos equipamientos de la localidad, como el polideportivo Valle de las Cañas, el Tanatorio, el Cementerio municipal y otros puntos situados en el centro de Pozuelo. Contará con 46 expediciones de lunes a viernes y 39 en fines de semana y festivos, que aseguran una frecuencia de paso de unos 40 minutos. Para reforzar aún más la oferta de conexión, los horarios de ambas líneas estarán coordinados con el objetivo de que el transporte de salida de la urbanización se ofrezca cada 20 minutos.

Compromiso con la mejora del transporte público

Gonzalo ha situado estas actuaciones, junto al resto de las realizadas recientemente en otros puntos de la región como la Sierra Norte, Boadilla del Monte o Móstoles, “dentro del firme compromiso del Gobierno regional por seguir mejorando de forma decidida el sistema de transporte público de la región y su intermodalidad”. Un compromiso al que este año se van a destinar más de 1.000 millones de euros y que incluye distintas actuaciones para seguir adaptando la oferta a las necesidades de los usuarios.

En este sentido, la consejera ha recordado que desde el pasado mes de febrero está en marcha la Encuesta Domiciliaria de Movilidad (EDM) 2018, un estudio que está desarrollando el Consorcio Regional de Transportes y que, a través de más de 85.000 entrevistas presenciales y telefónicas, permitirá conocer con el mayor detalle posible la movilidad de los madrileños en un día laborable medio para poder emprender las actuaciones más adecuadas y seguir mejorando el transporte público en la región.

Hasta el momento ya se ha recabado información en más de 6.000 de las 13.000 familias a las que se prevé plantear encuestas presenciales, y se han realizado cerca de 28.000 de las 50.000 entrevistas telefónicas que se van a desarrollar, lo que supone alrededor de un 50 % de las previsiones iniciales. Gonzalo ha querido agradecer su aportación a los madrileños que ya han participado voluntariamente en este estudio y ha animado a los usuarios –que son escogidos para responder a las preguntas de manera aleatoria y en función de distintas características- a que sigan colaborando con la recogida de datos, que se prolongará hasta el mes de junio.