El Ayuntamiento de Mejorada del Campo logra un superávit de 1,8 millones en 2017

Mejorada del Campo

MEJORADA DEL CAMPO. La gestión del Grupo Socialista al frente del Ayuntamiento de Mejorada del Campo ha arrojado en 2017 un balance positivo de 1.814.603,43 euros, cifra que supera en 314.000 euros las estimaciones previstas. En un presupuesto anual que supera los 16 millones de euros, y después de atender los compromisos con las necesidades del municipio, los socialistas dicen que han demostrado cuál es la mejor manera de gestionar y optimizar el dinero de todos. A la vista de estas cifras se puede afirmar que el Ayuntamiento de Mejorada del Campo se encuentra dentro del ámbito de aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El Ayuntamiento de Mejorada del Campo lleva tres años consecutivos ahorrando, gastando menos de lo que ingresa y, en consecuencia, acumulando superávits. Según señalan “cuando los socialistas llegamos al Gobierno en el segundo trimestre de 2015 la deuda viva del Consistorio de Mejorada del Campo, la que se mantiene con los bancos, alcanzaba los 8.169.897 euros. Menos de tres años después esa cifra se ha reducido más de un 30 por ciento hasta los 5.574.715 euros. Otro de los valores de la mejora de nuestra economía es el índice que refleja el período medio de pago, el PMP, que mide el tiempo que el Ayuntamiento tarda en pagar a sus proveedores. Actualmente ese período es de 73,3 días frente a los 122,4 días en el que se encontraba en la primavera de 2015”.

De esta manera se cumple con el objetivo de estabilidad en el presupuesto anual, se cumple con la regla de gasto al no exceder el gasto computable al cierre del ejercicio y con el límite de deuda. Lamentablemente este dinero no podrá revertir en el beneficio del municipio y los vecinos por culpa una una norma que, a iniciativa del Ministerio de Hacienda, provoca que los Ayuntamientos sigan teniendo dificultades para hacer política para las personas.

Hace un mes y medio se celebró una reunión en el Federación Española de Municipios y Provincias donde centenares de alcaldes de toda España, y de todos los partidos políticos, reclamaron al Ministro de Hacienda que permita a los ayuntamientos saneados gastar los superávits, invertir el dinero de los impuestos de nuestros vecinos en políticas sociales, empleo, educación o en la mejora de las infraestructuras. A pesar de ello, la sorpresa llegó semanas después cuando el Consejo de Ministros aprobó un Decreto Ley donde hacía caso omiso a las reivindicaciones de los ayuntamientos