El museo más pequeño de Londres, el más grande de los sueños

nacho diaz

Nacho Díaz.

Así era la entrada del museo más pequeño y surrealista de Londres dedicado a los sueños,  el pasado domingo, en el día de su inauguración y así era el museo por fuera:

n3 (Copy)

Sobre su interior, debo decir,  que cada cual descubrió una odisea distinta dependiendo como imaginara un horizonte, que la inmensa placidez de sus sueños prolongaba mas allá del tiempo, el fin de los mares, la tierra, el sol y las estrellas.

Creo saber lo que digo porque, personalmente yo, al ver el barco amarrado en el canal supe que iba a navegar en el velero de Pandora y el holandés errante, donde siempre quise hacerlo, para abandonar por siempre la tristeza.

n4 (Copy)

Estaba tan ilusionado con saltar a bordo que cuando entre en la cabina el casi estremecedor sonido de su bocina me hizo recordar el peligro de mi ansia. Sin embargo, decidido, deseé no dejarme llevar por las pesadillas que aquel casi enloquecedor ruido producía y, sin mirar atrás,  comprendiendo que detrás del tormento del pasado hay siempre sitio para la alegría, decidí izar las velas.

Los recuerdos de otros muchos compañeros de viaje elaborados por artistas que habían dado vida a la inmensa colección del International Archive of Dreams, casa armadora de este Barco de los Sueños , me velaron protegiéndome de la tragedia guiándome para alcanzar  lo imposible.

n5 (Copy)

Intentando encontrar un cuaderno de bitácora para hacerme al uso, me di cuenta que todo aquello que podía ver eran instrucciones diversas para llegar a infinitos distintos y que solo yo podía hacer y escribir el mío.

No había orden, ni nada de aquello que los que no sueñan llaman sentido. Todo el barco estaba pertrechado para el viaje de no retorno al mundo de la imaginación, y para poder perderse en el rastro de los que ya habitan en el universo de la libertad sin mas ley ni norma que la que marcan sus propios deseos meditados por las largas horas de travesías auspiciadas por la lucidez.

n6 (Copy)

Algo así me pareció entender que decía  la distinguida psicóloga, académica, e investigadora de sueños u oneirologist, Dr Josie Malinowski,  en su conferencia sobre “Suenos Lucidos”, en el propio muelle del adiós, impartida a modo de prometedora bendición,  para reafirmarnos que nada hay de malo en hacer de la realidad y nuestra vida onírica un tira y afloja, donde ésta  ultima acaba siempre ganando cuando, por fin, decidimos romper las amarras, y asumimos de verdad que lo único bueno es aquello que imaginamos porque es lo que nos da fuerzas para seguir  soñando y viviendo a la vez, sin descanso, pero en armonía.

Tal vez esta carta de navegación, que encontré al azar entre las muchas que había, marcando el simple rumbo del “do it yourself”  en el “Lucid Dreaming” de algún viajero cualquiera me recordó a la afortunada Pandora, librándome para siempre del maleficio de su amado y, tal vez, por eso descubrí que ya nunca mas habría en mi vida tempestades capaces de llevarme a pique.

n7 (Copy)

Pero de haber sido esto un sueños cualquiera jamas hubiera encontrado otros rumbos marcados por iguales dichas llenos de esperanza para no darme por vencido.

Ni tampoco hubiese visto otras cajas de los truenos, abiertas éstas a la dicha, las cuales solo venían a mejorar las expectativas mostradas por las galletitas de la fortuna chinas, con las que fuimos obsequiados mientras esperábamos  para zarpar, como el mejor recuerdo de pruebas de mar imaginable.

n8 (Copy)

Digo todo esto porque, pese a estar plagado de recuerdos y otras historias pasadas, el Barco de los     Sueños no era un barco fantasma sino, más bien, un barco encantado a quien una bruja hizo un conjuro para protegerlo de las lluvias primaverales en el día de su botadura, permitiéndonos que todos pudiésemos disfrutar de él sin mojarnos pues, es tan pequeño, que solo una persona como “El holandés errante” puede ser su tripulación, sin necesidad alguna de que medie una maldición  para poder encontrar el amor eterno y después naufragar.

Muy al contrario El Barco de los Sueños seguirá navegando durante mucho tiempo para unir a los que se necesitan y buscan hasta la eternidad, en este mundo, y otros que puedan venir y surgir de la bella lucidez que origina nuestra devoto rechazo a vivir despiertos.