La Comunidad de Madrid destina 366 millones de € a la gestión sostenible de residuos

Comunidad de Madrid

MADRID. El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha destacado “la apuesta de la Comunidad de Madrid para lograr, junto con los municipios, una gestión adecuada y sostenible de los residuos”. Así lo ha manifestado en el Pleno de la Asamblea de Madrid, donde ha puesto en valor la Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid 2017-2024.

Con esta Estrategia, que se encuentra en su fase final de aprobación y está dotada de 366 millones de presupuesto, se avanza hacia la reducción y el reciclaje de los residuos, con el horizonte puesto en el ‘vertido 0’, e impulsando el modelo de economía circular.

Izquierdo ha subrayado “el claro y firme compromiso de la Comunidad de Madrid con los municipios y Mancomunidades de la región” mediante esta Estrategia, que va “mucho más allá” de la competencia básica de la Comunidad como coordinadora y planificadora del marco general en que se produce la gestión de residuos, puesto que la competencia y responsabilidad para su recogida y tratamiento recae en los ayuntamientos.

El Gobierno regional invierte en la construcción de nuevos puntos limpios, mejora los existentes y contará con una línea de ayudas para llevar a cabo proyectos de compostaje.

Financiación del tratamiento y la recogida de residuos

En cuanto al tratamiento de los residuos, la Comunidad de Madrid financia a los municipios que tienen hasta 5.000 habitantes y a los que cuentan con una población de entre 5.000 y 20.000 habitantes. “Este martes se aprobó en Consejo de Gobierno destinar 1,15 millones para la Mancomunidad del Noroeste y la semana pasada se autorizaron 627.837 millones para la Mancomunidad del Este”, ha recordado el consejero.

Avanzar en la economía circular y hacia el vertido cero

Carlos Izquierdo ha defendido en su intervención que “el crecimiento económico no debe generar más residuos, tenemos que romper esa tendencia, que a día de hoy se está frenando”, y ha abogado por “ser más ambiciosos, para poder combinar el desarrollo con el cuidado medioambiental y la sostenibilidad”.

“Por esta razón, el nuevo modelo se basa en la necesidad de incrementar la separación de los materiales contenidos en los residuos, para así poderlos recuperar e introducirlos de nuevo en el sistema productivo de la economía circular”, ha señalado el consejero, emplazando a toda la sociedad a implicarse en el “gran reto” de avanzar en la economía circular y hacia el vertido cero.