Los grupos de la oposición paralizan los presupuestos de 2019 en Galapagar

Galapagar

GALAPAGAR. El Ayuntamiento de Galapagar ha presentado sus cuentas municipales para el próximo año, unas cuentas con marcado carácter social gracias a los 3,4 millones de euros previstos para inversión en infraestructuras municipales, la continuidad de las becas escolares para ayudar a las familias de Galapagar y la bajada acumulada de impuestos.

Este presupuesto iba a ser llevado para su aprobación en el pleno ordinario del próximo viernes, pero finalmente ha quedado sobe la mesa, a propuesta de Ciudadanos y secundados por el resto de grupos de la oposición, impidiendo así que Galapagar comience el año con las cuentas municipales actualizadas y en vigor. El gobierno municipal lamenta esta decisión de los grupos de la oposición dado que, tal y como ha afirmado el alcalde, Daniel Pérez Muñoz, “este bloqueo perjudica principalmente a los galapagueños que tendrán que atenerse a unas cuentas municipales obsoletas y no acordes a las necesidades reales”.

Tal y como ha expresado el regidor, con la negativa de la oposición a las cuentas municipales para el 2019, se oponen también a numerosas propuestas beneficiosas para el municipio. En total, las cuentas municipales propuestas por el gobierno municipal ascienden a 28.200.575 euros, dando prioridad a la inversión en infraestructuras para mejorar la calidad de vida de los galapagueños; del mismo modo se preveía un incremento del 10% en el capítulo de gastos para optimizar los servicios que presta el Ayuntamiento y, por supuesto, manteniendo la política fiscal, con la congelación de impuestos y manteniendo las rebajas fiscales de los últimos años, además de lograr una bajada acumulada del 21% en 3 años en el IBI”.

Gran esfuerzo inversor para mejorar equipamientos e instalaciones

Viales públicos, zonas verdes o equipamientos deportivos, educativos y culturales son algunas de las partidas que se verían beneficiadas con los casi 3,5 millones de euros previstos en el capítulo de inversión municipal. Todas actuaciones han sido previamente consensuadas con los propios vecinos, asociaciones o clubes locales que transmiten al gobierno municipal las principales necesidades o actuaciones más prioritarias.

Y otra partida que afectaría directamente a los vecinos será la del capítulo 2 de gastos, que se preveía incrementar un 10,7% para mejorar la calidad de los servicios públicos que cada día se prestan a los vecinos. En total estaba prevista una partida de 11,7 millones de euros para optimizar la atención que se ofrece a los galapagueños, sin olvidar además que esta asignación presupuestaria permitiría, por ejemplo, dar continuidad a la histórica medida de la recepción de alumbrado, saneamiento o mantenimiento de viales en el 100% de las urbanizaciones de la localidad.

Bajada récord del índice de endeudamiento y ahorro bruto del 23% del presupuesto

Otro de los aspectos importantes de estas cuentas es que prevén mejorar los servicios e infraestructuras sin endeudar las arcas municipales. Nuevamente, el índice de endeudamiento se sigue reduciendo llegando hasta el 38,13%, muy lejos del 190% de endeudamiento con el que este equipo de gobierno se encontró las arcas en 2008. Así mismo el ahorro bruto del consistorio estaría por encima de los 6,6 millones de euros, es decir, un 23,65% del total presupuestado.

Se mantendrá la bajada de impuestos y las becas escolares

Pese a que los presupuestos municipales se hayan quedado sobre la mesa, afortunadamente, las cuentas municipales del 2018 ya preveían importantes partidas económicas para continuar ofreciendo becas escolares a las familias de Galapagar, por lo que el Alcalde de Galapagar, tranquiliza a los vecinos, comprometiéndose a seguir dotando estas ayudas económicas para la educación de los niños de la localidad. Igual ocurrirá con los impuestos, y es que, tal y como explica el regidor, el objetivo para 2019 era reducir, por tercer año consecutivo, la presión fiscal gracias a la reducción en un 7% los valores catastrales, lo que sumado a la reducción de 4 puntos del tipo impositivo del IBI en 2017 y la revisión catastral a la baja de un 9% en este año, supone para los vecinos, tener que pagar un 21% menos en este impuesto, con respecto a lo que tendrían que haber pagado si no se hubieran bajado los tributos. Sin olvidar el objetivo de mantener la congelación del resto de tributos de los últimos años, siempre fieles a la premisa de Daniel Pérez Muñoz de que “el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los vecinos”.