La Escuela Infantil Municipal Don Pimpón de Galapagar estrena cocina propia

Galapagar

GALAPAGAR. La Escuela Municipal Don Pimpón de Galapagar está de estreno ya que estos días comienzan a hacer uso de su nueva cocina propia. Unas instalaciones que han sido posible gracias a una inversión municipal de cerca de 13.400 euros y que ha permitido adquirir un equipamiento compuesto por una cocina de 6 fuegos, una campaña extractora industrial, una mesa caliente y un pelador industrial.

Se trataba de dar respuesta a una demanda de los propios padres de la escuela, que reclamaban una cocina propia, dentro de una apuesta por ofrecer una alimentación lo más saludable posible para los escolares.

Beneficios de tener cocina propia en la escuela

Y es que, a partir de este momento, la compra de los productos frescos se hará a proveedores de calidad y se atenderá de manera adecuada a su conservación y elaboración, siguiendo el adecuado control de puntos críticos. Además de no utilizar ni conservantes ni colorantes en su elaboración.

Del mismo modo, elaborar la comida en las propias instalaciones permite una mayor inmediatez, lo que hace que los alimentos conserven todos sus nutrientes y permite, además, atender a las necesidades de cada niño con menús especiales.

Finalmente, este nuevo equipamiento permitirá dar prioridad a los productos de temporada, el aporte nutricional diario en la vida diaria de los niños.

Aprender cocinando

Recordemos que esta escuela infantil de Galapagar trabaja en una metodología por proyectos, haciendo especial hincapié en el proceso de elaboración de las cosas. De esta forma, los pequeños alumnos de Don Pimpón podrán comprobar por sí mismos como es el proceso de transformación de los alimentos desde el propio huerto (que tiene la escuela también en sus instalaciones) hasta la mesa.

Continuas mejoras en el servicio de esta escuela

La nueva cocina de Don Pimpón se suma a algunas mejoras que ha ido incorporando la escuela para responder a las necesidades de las familias. Precisamente, desde el pasado año, esta escuela ofrece también la primera Casita de niños de Galapagar, pensada para favorecer la conciliación de las familias. Esta modalidad educativa ofrece una completa atención a los niños de 1 a 3 años, con profesionales titulares y la misma línea educativa que las escuelas infantiles, pero con un horario reducido de 9:00 a 13:00 horas, sin incluir el almuerzo.