Garrido anuncia una inversión de 585 M para generar empleo de calidad en la industria

Garrido

MADRID. La Comunidad de Madrid invertirá 585 millones de euros hasta 2025 para afianzar el futuro de la industria madrileña y generar un empleo estable y de calidad. Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno regional, Ángel Garrido, tras presentar hoy el acuerdo definitivo con los interlocutores sociales sobre el nuevo Plan Industrial de la región para el período 2019-2025. Un sector que en la Comunidad de Madrid suma más de 23.500 empresas y que emplea a 258.000 personas.

El plan tiene como meta “conseguir que la industria cobre un mayor protagonismo y peso dentro de la economía madrileña”, ha afirmado el presidente Garrido tras la aprobación del documento por el Consejo para el Diálogo Social en la Comunidad de Madrid, que congrega a todos los agentes sociales de la región. “Un documento consensuado tras un proceso de negociación en el que todos los participantes han trabajado con el objetivo común de impulsar la industria madrileña y prepararla para retos futuros, ha añadido.

En el acto celebrado hoy en la Real Casa de Correos han participado el presidente de CEIM, Juan Pablo Lázaro, el secretario general de CCOO, Jaime Cedrún, y el secretario general de UGT, Luis Miguel López Reíllo, junto a otros representantes de patronal y sindicatos. Por el Gobierno regional también han asistido a la reunión del Consejo para el Diálogo Social el vicepresidente, consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno, Pedro Rollán, o la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo.

“Con este Plan, el Gobierno regional cumple su compromiso de afianzar el futuro del sector en el conocimiento, en su transformación hacia la Industria 4.0, en el respeto al medio ambiente”, ha declarado el presidente de la Comunidad de Madrid.

Garrido ha subrayado el enorme valor que representa haber consensuado, a lo largo del último año, con todos los interlocutores una ambiciosa hoja de ruta, cuyas medidas no solo garantizan el impulso a un sector vulnerable por las inercias económicas globales actuales, sino que van a convertir la región en punta de lanza de la innovación industrial europea. En este sentido, el presidente ha indicado que el Plan Industrial que el Consejo de Gobierno aprobará próximamente es un documento vivo, que su comité de seguimiento hará actualizando a tenor de la cambiante realidad de la industria.

El presidente ha detallado cómo el Plan incluye la previsión para aprobar una Ley de industria para la Comunidad de Madrid, que sea un marco básico para adaptar la normativa estatal a la realidad del tejido industrial madrileño y a sus peculiaridades distintivas. En este sentido, se trabajará en simplificar y agilizar los trámites administrativos, eliminar las posibles barreras derivadas de distintas interpretaciones de la normativa aplicable, así como también favorecer el papel de la industria como elemento de cohesión de un territorio a la vez de generador de riqueza y empleo.

Seis ejes articulados a través de 36 instrumentos

El Plan Industrial cuenta con una dotación de 585 millones de euros para el período 2019-2025, que comienzan ya en este ejercicio tras haber incluido en los Presupuestos Generales de la Comunidad de 2019 partidas por 71 millones de euros destinadas a tal fin.

La dotación conjunta para los próximos años se estructura en seis objetivos considerados estratégicos por la Comunidad: potenciar la formación y empleo de calidad en la industria; aumentar la competitividad y el crecimiento basados en la I+D+i y mejorar el sistema de negocios; facilitar el crecimiento de las pymes y la colaboración industrial; incrementar la orientación hacia el exterior y la participación en cadenas de valor globales; impulsar los polígonos industriales y su competitividad, y acentuar el papel de la administración como catalizador del ecosistema industrial.

Estos objetivos se llevarán a cabo a través de 36 instrumentos de acción. Entre los instrumentos contemplados se encuentran, por ejemplo, un programa de formación para el empleo en la industria, dotado con 120 millones de euros; un plan de apoyo a empresas industriales en desarrollos de I+D+i, con 35 millones; un programa de apoyo para la transformación digital de empresas industriales, con un presupuesto de 30 millones; un capítulo para la mejora de la eficiencia energética y el autoconsumo de la industria, dotado con 30 millones, y una campaña para la modernización y mejora de los polígonos industriales, que contará con otros 35 millones, entre otros proyectos.

Además, se contemplan acciones múltiples, como incentivos para la atracción, captación y retención del talento; un programa para incentivar la participación de la mujer en las áreas de ingeniería industrial y ciencias; fondos público-privados de seed & venture capital y una nueva plataforma de business angels para las industrias prioritarias, o diferentes programas para el crecimiento del tamaño de las pymes y su internacionalización.

Puesta en marcha de tres iniciativas emblemáticas

Además de estos instrumentos, articulados en base al consenso establecido con los interlocutores sociales tras detectar las necesidades de la industria regional, el Gobierno de la Comunidad apuesta por la puesta en marcha de tres iniciativas emblemáticas que situarán a la región a la cabeza de la innovación de tecnología industrial europea.

En primer lugar, con un presupuesto de 30 millones, se creará un programa piloto en un área industrial para implantar un futuro modelo de actividad de cero emisiones, a través de la generación eléctrica renovable, modelos de economía circular y sistemas inteligentes de tratamientos de residuos, con el objetivo de extender posteriormente a otras áreas y polígonos modelos totalmente sostenibles y eficientes.

En segundo lugar, se promoverá un Living Lab en la Comunidad destinado a la investigación y desarrollo industrial de la tecnología de fabricación aditiva (impresión industrial 3D), que permita abaratar costes de producción y plazos. Esta iniciativa contará con un presupuesto de 30 millones.

En tercer término, dotado con 25 millones, se crea un programa de apoyo a la creación y consolidación de clusters o hubs industriales, que establezca una red que combine y canalice los distintos focos de innovación y producción industrial, para reforzar su papel como agente regional de fomento y competitividad.