Scytl trae el futuro tecnológico a la democracia

vote decomocracy scytl

La revolución digital ha llegado a los procesos electorales y Scytl contribuye a que las instituciones lo implementen

La tecnología ha cambiado la forma en que los ciudadanos nos relacionamos con nuestro entorno y  la democracia no es ajena a este proceso. El voto electrónico es una realidad que ha llegado para quedarse. Cada vez más comicios en todo el mundo adoptan su uso y aunque aún es minoritario, todo indica que acabará por popularizarse y convertirse en el método más común de elegir a nuestros representantes políticos.

Empresas como Scytl, líder del mercado en este sector, impulsan la democracia abordando las necesidades específicas de cada elección, proporcionando la tecnología más avanzada y ofreciendo experiencia y mejores prácticas.

El voto electrónico permite que los ciudadanos puedan ejercer su derecho, se encuentren donde se encuentren. El boom del comercio electrónico con gigantes como Amazon a la cabeza ha permitido que los ciudadanos podamos acceder a millones de productos con un solo clic. En el campo del voto electrónico, Scytl hace lo mismo: facilita y simplifica un proceso, el voto, esencial para el correcto funcionamiento de las sociedades democráticas

La transformación de la industria electoral

Cada vez que se celebran unos comicios el gasto para un municipio, una región o un país es muy alto. Millones de personas tienen que destinar su tiempo a desplazarse y miles pasando el día en los centros de recuento donde se realizan las votaciones. En un país como España, durante unas elecciones generales son millones y millones de horas destinadas a un acto, que organizado mediante el sistema del voto electrónico podría reducir el tiempo, y por tanto el coste, de forma significativa.

No es razonable que en pleno siglo XXI una enfermedad o un viaje puedan privar a los ciudadanos de la posibilidad de poder elegir a las personas que les representarán en las instituciones. El voto electrónico consigue acercar a personas e instituciones en un aspecto fundamental que beneficia a la sociedad.

Los procesos participativos son extremadamente complejos y el recuento manual, a pesar de su evolución, no ofrece las mismas garantías que un proceso digitalizado en el que se emplea tecnología de última generación.

El voto electrónico permite controlar los procesos de la forma más avanzada garantizando la ecuanimidad plena y evitando cualquier tipo de injerencia humana que pueda alterar el proceso electoral. La seguridad de un correcto recuento es el pilar básico en el que se sustenta cualquier votación y la digitalización es la mejor solución.

Scytl y la mejora de la legitimidad electoral

Una cuestión fundamental en democracia es la participación. Es indudable que a mayor participación más legitimidad tiene un proceso electoral. Las ventajas que ofrecen compañías como Scytl, mejoran a la sociedad en su conjunto incrementando de forma directa el número de participantes en unos comicios.

Tanto los políticos y sus partidos como los ciudadanos tienen en el voto una enorme puerta abierta para abrazar el futuro de la democracia. Está en manos de los dirigentes el tiempo que tardará en implementarse este sistema, pero al ritmo que evoluciona la sociedad actual todo indica que será más pronto que tarde. La revolución digital, también en el voto, es imparable.

Puedes consultar más información sobre Scytl aquí.