El Clínico crea una escuela de hombro para pacientes que van a ser intervenidas de cáncer de mama

Clínico

MADRID. El Hospital Clínico San Carlos ha puesto en marcha una “Escuela de Hombro” para prevenir posibles complicaciones que pudieran presentarse en pacientes sometidas a una intervención quirúrgica de cáncer de mama al objeto de que puedan mantener su capacidad funcional tras la cirugía, como complemento a la atención integral de la mujer y acompañamiento en su enfermedad desde el momento del diagnóstico que se lleva a cabo en este hospital público madrileño. Los problemas musculoesqueléticos del hombro “son comunes después del tratamiento quirúrgico del cáncer de mama y la evidencia científica ha demostrado que los primeros ejercicios postoperatorios dirigidos a la extremidad superior de la mama ipsilateral pueden mejorar la función del hombro”, informa la coordinadora de la Unidad de Patología Mamaria del Instituto de Salud de la Mujer del Hospital Clínico San Carlos, María Herrera que, junto con Lucia Garvín, Responsable del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, y Concepción Cuenca, Responsable de la Unidad de Linfedema, han coordinado esta iniciativa innovadora y multidisciplinar.

En torno al 58% de las mujeres sometidas a tratamiento de cáncer de mama refieren alteraciones de la sensibilidad en la axila, el brazo, la región de la mama y la pared torácica; y alrededor del 47% de ellas sienten dolor, siendo la prevalencia del dolor crónico desde un 15% hasta un 65% aproximadamente. Por otro lado, varios estudios ponen de manifiesto que niveles más altos de ansiedad preoperatoria están relacionados con un mayor dolor postoperatorio.

El entrenamiento previo es beneficioso para mantener el rango de movimiento del hombro y la recuperación funcional de la extremidad superior en la reducción del dolor postoperatorio sin aumentar el riesgo de desarrollar un seroma, y en la recuperación de la capacidad funcional previa en las personas activas con anterioridad a la cirugía cuyos resultados se pueden apreciar en las cuatro semanas posteriores, ya que el dolor en cuello y brazo y la limitación de la fuerza se incrementa cuando se retrasa el inicio de la movilidad del hombro.

Iniciativa novedosa y multidisciplinar

Por ello, con la puesta en marcha de esta escuela de hombro en el Hospital Clínico San Carlos se pretende que las mujeres, con un entrenamiento previo a la cirugía supervisado y guiado por fisioterapeutas especializados, mantengan la movilidad del hombro, mejoren la fuerza del brazo, y disminuyan el dolor y la aparición de posibles complicaciones mejorando su calidad de vida. Además se les proporciona información y material documental y audiovisual sobre los cuidados postquirúrgicos de la piel y la herida, asesorándoles sobre educación postural para evitar problemas en el hombro, el cuello y la espalda. Como complemento al tratamiento integral de estas pacientes, una vez operadas tienen la posibilidad de asistir también a la Escuela de Linfedema del Hospital Clínico San Carlos.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto de excelencia en la atención a la mujer con cáncer de mama de este hospital público madrileño que incluye diferentes acciones, desde las relacionadas con la toma de decisión compartida sobre cirugía mamaria -consulta conjunta multidisciplinar-, al rediseño del itinerario preoperatorio de las pacientes para agilizar y mejorar su experiencia y el circuito, tanto administrativo como clínico, de todo su proceso en el hospital.