La Comunidad tramita la rehabilitación de 4.615 viviendas y la construcción de 372 en alquiler

viviendas

MADRID. Un total de 21 barrios de 23 municipios de la región verán rehabilitadas sus viviendas, calles y urbanización a través del Programa de Áreas de Regeneración y Renovación Urbanas (ARRUR) que está previsto que alcance al menos a 4.615 viviendas en unas operaciones de regeneración y transformación urbana que requerirán la colaboración de los propios vecinos, los consistorios beneficiados, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento.

Del total de municipios donde se van a llevar a cabo la obras de rehabilitación el consejero de Vivienda y Administración Local del Gobierno regional, David Pérez, ha formalizado hoy los convenios que impulsarán estos trabajos con los alcaldes Rafael Sánchez Acera, de Alcobendas; Natalia de Andrés, de Alcorcón; Mª José Martínez, de Aranjuez; Ángel Viveros, de Coslada; Javier Ayala, de Fuenlabrada; Sara Hernández, de Getafe; José Luis Adell, de Navalcarnero; Pedro del Cura, de Rivas Vaciamadrid; Ignacio Vázquez, de Torrejón de Ardoz; y Ángel Martínez, de Buitrago de Lozoya, en representación de la Mancomunidad de Servicios del Valle Norte del Lozoya.

En cuanto al Programa de Fomento del Parque de Vivienda en Alquiler se ha formalizado el convenio para la construcción de 26 viviendas en Getafe. La inversión total para todo el programa superará los 52 millones de euros, de los que más de 8 millones de euros proceden del Plan Estatal y más de 44 millones de euros por parte de los promotores. En este programa se incluyen también otras 26 viviendas en la Sierra Norte, cuyos convenios se formalizaron hace unos días.

Todas estas actuaciones forman parte del compromiso del Gobierno regional para construir viviendas con alquileres a precios asequibles. Las viviendas contarán con una calificación energética A y B, buscando el menor consumo energético y la sostenibilidad en las promociones.

Rehabilitación de viviendas, barrios y espacios públicos

El Programa de Áreas de Regeneración y Renovación Urbanas (ARRUR) permite la financiación conjunta de la rehabilitación de edificios; viviendas, (incluidas las unifamiliares), como es el caso de varios de los barrios de esta operación; la urbanización y reurbanización de espacios públicos, así como la edificación de viviendas que sustituyen a otras demolidas, son algunos de los aspectos de mejora que aporta este programa.

Las ARRUR supondrán la realización de importantes actuaciones de mejora de la calidad y sostenibilidad del medio urbano por importe de más de 83 millones de euros, que se financian conjuntamente por las administraciones públicas intervinientes y por parte de los vecinos que reformen sus viviendas.

De esta cantidad corresponde al Plan Estatal de Vivienda más de 34 millones de euros, a los ayuntamientos, más de 12 millones de euros y los particulares aportan más 36 millones de euros.

Además la rehabilitación de viviendas en los municipios de la Sierra Norte forma parte de la Estrategia del Gobierno de la Comunidad de Madrid para la revitalización de los municipios rurales, que marca entre sus principales objetivos el reequilibrio territorial y un impulso de servicios y equipamientos que den respuesta a las demandas y necesidades de la población.

La Comunidad de Madrid dispone de un parque residencial de más de 3 millones de viviendas de las que 1,7 millones de viviendas son susceptibles de ser reformadas debido a su antigüedad y a la necesidad de adaptarse a las normativas vigentes, tanto en lo que compete a accesibilidad como seguridad y a la eficiencia energética y a la sostenibilidad.

Este es un paso importante para ir mejorando esas viviendas y barrios que se han quedado lejos de las exigencias y necesidades actuales, tanto para sus inquilinos, como para la, cada día más exigente, normativa de edificación y accesibilidad. Además, gracias a este modelo de regeneración urbana la Comunidad de Madrid cumple con una triple regla de sostenibilidad de carácter económico, social y medioambiental.

Adaptarse a la nueva normativa permitirá avanzar en el enorme reto y la enorme responsabilidad de afrontar una reducción drástica de las emisiones contaminantes, cuando en un marco general, el 40% de la demanda energética está estrechamente relacionada con el proceso inmobiliario, y en el que el 35% de las emisiones de CO2 liberadas a la atmósfera están igualmente vinculadas a este sector. Las obras van a dotar a estos barrios de calificaciones energéticas tipo A y B, alcanzando consumos y emisiones muy bajos.

A través de todos los programas de Rehabilitación la Comunidad de Madrid va a destinar en esta legislatura 100 millones de euros para renovar hasta 40.000 viviendas en la región mediante una política efectiva que permita mejorar la calidad de vida de sus vecinos aunando la lucha contra el cambio climático, la gentrificación, y el despoblamiento, tanto del centro de nuestras ciudades como de nuestros pueblos.

Los barrios concretos donde se van a llevar a cabo estos programas en Madrid capital son: Ambroz, en el distrito de Vicálvaro; Colonias de Vallecas, en Puente de Vallecas; Gran San Blas y Simancas en el distrito de San Blas-Canillejas; Colonia Loyola y Virgen de la Inmaculada, en el distrito de Carabanchel; Poblado dirigido de Fuencarral, en Fuencarral-El Pardo; y Poblado dirigido de Orcasitas y Meseta de Orcasitas, en Usera; Barrio de Aeropuerto, en Barajas, y Colonia Villaverde en el distrito del mismo nombre.

Y en el resto de municipios se actuará en: el centro de Alcobendas; San José de Valderas, en Alcorcón; Las Aves, en Aranjuez; la estación y la zona del casco, en Coslada; del Arroyo en Fuenlabrada; barrio de las Margaritas y Fátima en La Alhóndiga, de Getafe; barrio de la Estación, en Navalcarnero; Covivar, en Rivas-Vaciamadrid; Torrejón residencial, en Torrejón de Ardoz; y la zona denominada Valle del Lozoya, que engloba a los municipios de Braojos, Buitrago del Lozoya, Cabanillas de la Sierra, Canencia, Gascones, Horcajo de la Sierra-Aoslos, Navalafuente, Piñueca-Gandullas, Robregordo, La Serna del Monte, Somosierra, Valdemanco y Villavieja del Lozoya.