La Comunidad incorpora 15 nuevos inspectores que velarán por la calidad del sistema sanitario

Comunidad

MADRID. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Inspección y Ordenación Sanitaria, ha incorporado 15 nuevos médicos de Inspección Sanitaria. Durante la clausura del Curso Selectivo para el ingreso en el Cuerpo Superior de Inspección Sanitaria, Escala Médicos de Inspección Sanitaria, han recibido la bienvenida del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. Con su incorporación, la Comunidad contribuye a mejorar la supervisión de las condiciones sanitarias de los centros sanitarios tanto públicos como privados de nuestra región.

El cuerpo de inspectores sanitarios tiene diferentes funciones dentro de su actividad. Son los garantes de comprobar y emitir las autorizaciones de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto públicos, como privados, garantizando la calidad de las infraestructuras para prestar el servicio, así como la adecuación de las mismas, ya sean consultas médicas, dentales, centros de tatuajes, piercing u hospitales. Además de las instalaciones, son los encargados de velar por la correcta aplicación de la normativa vigente en cuanto a la titulación del personal sanitario necesario según el tipo de servicio que se preste al ciudadano.

Además, estos inspectores son los encargados de controlar las bajas laborales. Una actividad con un gran volumen de trabajo, puesto que mensualmente se emiten cerca de 94.000 partes de baja y unos 89.000 partes de alta. Una labor, la de control de las bajas laborales, que sirve de asesoramiento a médicos y pacientes, y contribuye al correcto funcionamiento del sistema público de la Seguridad Social. Son estos inspectores quienes se encargan de emitir las respuestas a las consultas de empresas, mutuas colaboradoras y organismos públicos como juzgados o el propio Instituto Nacional de la Seguridad Social, cuando surgen dudas sobre una baja laboral.

Este cuerpo de inspectores se encarga asimismo de la elaboración de informes técnicos sanitarios para las reclamaciones de gastos remitidas por presunta responsabilidad patrimonial, siendo totalmente objetivos y respondiendo a los criterios de calidad y servicio público.