Las universidades madrileñas donan guantes, mascarillas, batas y respiradores a la Comunidad

Universidades

MADRID. Las universidades públicas y privadas de la Comunidad de Madrid se han involucrado con los profesionales sanitarios y el Gobierno regional a la hora de hacer frente a la expansión del coronavirus (COVID-19). Todas ellas han puesto en marcha, desde el primer día, donaciones solidarias, así como medidas orientadas a facilitar el día de los estudiantes durante el tiempo en el que esté suspendida la actividad docente en nuestra región.

Todos los campus madrileños han donado en los últimos días miles de batas, guantes (de látex, nitrilo y estériles), mascarillas quirúrgicas, además de mascarillas de oxígeno, tubos endotraqueales, fonendoscopios y EPIs. Las donaciones se han canalizado a través de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, los propios hospitales y sus fundaciones o la Crue Universidades Españolas.

Se trata de una de las iniciativas solidarias llevadas a cabo por los campus madrileños, que no han dudado en ofrecer a sus estudiantes del Grado de Psicología -o sus propios servicios psicológicos- a los enfermos para atender a los enfermos del coronavirus (COVID-19), sus familiares y a todo el personal sanitario de la Comunidad de Madrid que pudiera necesitarlo. Es lo que han hecho, por ejemplo, en la Universidad Camilo José Cela o en la Universidad Nebrija.

De forma similar, la Universidad Europea ha ofrecido a sus estudiantes de último curso de los Grados de Medicina y Enfermería, que están respondiendo a la petición del Gobierno regional y de los centros médicos de la Comunidad de Madrid para ayudar, siendo contratados, en labores de apoyo y auxilio sanitario.

Clínicas e investigadores al servicio de la Comunidad

Una de las decisiones que ha resultado unánime en todos los campus madrileños es la cesión y la puesta a disposición de la Comunidad de Madrid de todos sus investigadores y laboratorios para la detección rápida de una salida a la crisis del coronavirus (COVID-19). Así, la Universidad Complutense ha cedido equipos de trabajo, la CEU San Pablo sus Comités Científicos, o el equipo de investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos que estudia un prototipo de respirador para paliar su escasez.

Por su parte, la Clínica Universitaria de la Rey Juan Carlos presta servicio a los pacientes durante el confinamiento, garantizando la atención en el servicio de urgencias odontológicas, el servicio telefónico de atención psicológica gratuita y la atención especializada sobre terapia ocupacional y fisioterapia.

Asimismo, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha enviado a las autoridades sanitarias la relación de sus laboratorios que disponen de equipos capacitados para la realización de test de diagnóstico de coronavirus (COVID19), y se han puesto a disposición para iniciar cualquier tipo de acción que se solicite. Además, investigadores de la UPM, en colaboración del Centro de Investigación de Seguridad Animal, están trabajando en el desarrollo de un kit de prueba rápida para su diagnóstico.

Estudiantes totalmente atendidos de forma virtual

Todas las universidades madrileñas han implementado un plan urgente de transición de la docencia presencial a la online, reaccionando así a la nueva situación de emergencia por la expansión del coronavirus (COVID-19). En todas ellas, desde hace varios días se funciona de manera virtual y se garantiza el acceso a los materiales y recursos docentes relacionados con los contenidos programados en las asignaturas. Esto es posible gracias a sus plataformas de apoyo virtual a los estudios presenciales y semipresenciales de la Universidad.

Sus respectivas páginas web han sido rediseñadas estos días para recoger formularios de atención al estudiante, con servicios de pregunta-respuesta; e incluso, como en el caso de la Universidad Complutense de Madrid, añadiendo un formulario de voluntarios para aquellos que vayan a realizar tareas de voluntariado.

Por su parte, el profesorado de los campus madrileños garantiza los horarios de tutorías previstos a través de sus plataformas online, que pueden realizarse de forma interactiva mediante videoconferencia, las cuentas corporativas de las universidades o, de manera alternativa, a través del correo electrónico.

En todos los casos, las prácticas de laboratorio de las asignaturas experimentales se han sustituido por otro tipo de actividades formativas que permitan adquirir los conocimientos previstos, o, en su caso, se realizarán de forma intensiva cuando se reanude la actividad docente presencial.

Aplazamientos de pagos y reclamaciones

Por otro lado, las universidades madrileñas están ofreciendo facilidades a sus alumnos en estos momentos de dificultades. Por ejemplo, la Universidad Complutense ha decidido aplazar el cobro del último plazo de los recibos domiciliados de matrícula previsto para este mes de marzo, así como las reclamaciones de pago de cualquier recibo bancario por conceptos académicos y/o administrativos, hasta el próximo mes de mayo.

Zumba y cocina online

En otro orden de cosas, algunas universidades de la Comunidad de Madrid se han decantado por ofrecer a la población en general soluciones variadas para pasar los días de confinamiento en sus casas, tirando de imaginación y con el deporte y la gastronomía como ejes fundamentales.

Es el caso de la Universidad Francisco de Vitoria, cuyo departamento de deportes ha organizado clases de zumba a través de la red social Instagram, y que cada día está juntando a 90 personas (el número crece en cada sesión). Por eso, todos los lunes, miércoles y viernes a las 20.00 horas se puede seguir una divertida clase de zumba online a través de la cuenta @deportesufv. Acciones similares está organizando también el servicio de deportes de la Universidad de Nebrija con la colaboración de profesores y alumnos.

También en la universidad Francisco de Vitoria, la profesora del Grado en Gastronomía Arantxa de Miguel (@arantxasfoodjourney) ha iniciado el proyecto #yomequedoencasacocinandoespaña. A través de este hashtag, alumnos y profesores de Gastronomía están subiendo recetas a las redes sociales, con el objetivo de seguir creando comunidad online.

#SeguimosConectados

Además, la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación de la Comunidad de Madrid ha impulsado una iniciativa para el fomento del teletrabajo, que lleva por nombre #SeguimosConectados, según la cual su personal continúa desarrollando su trabajo desde sus domicilios.

Así, la jornada comienza con un “buenos días” y la foto de cada uno de los trabajadores de la consejería frente a su oficina virtual, para dar paso a las videoconferencias de trabajo diarias, la puesta en común del trabajo realizado, la verificación de los objetivos diarios logrados, el tiempo para el deporte, o por ejemplo, compartir con los miembros del equipo aquellas lecturas pendientes que pueden aportar al trabajo de cada uno.