Entrevista con Daniel Bianchi, General Manager de Euro-Funding Cost Solutions

Tres Cantos

MADRID. Daniel Bianchi se incorpora en Euro-Funding en septiembre de 2016 donde actualmente es Managing Director del área de Consultoría de Compras. Tiene experiencia de más de 8 años en Banca, en una primera etapa dedicado al asesoramiento patrimonial en BBVA, pasando en 2008, a formar parte de la plantilla de BANESTO como Director en el área de Grandes Empresas e Instituciones. Desde 2013 se dedica a proyectos estratégicos en EY habiendo desarrollado esta área en EY México y Centro América a través del departamento de Global Trade & Estrategy como Executive Director. Daniel es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, y tiene amplios estudios en Financiación Empresarial, costes y supply chain, habiendo cursado estudios de Auditoria y Finanzas y Executive MBA por el CEU. entre otros. Cuenta con experiencia en proyecto globales de financiación estructurada, optimización de Costes y mejora de supply chain y operaciones.

¿En qué está basada una buena estrategia en la gestión de un departamento de compras?

Una estrategia de compras puede ser definida como el conjunto de medidas encaminadas a optimizar el gasto y otras contribuciones de valor, alineadas con los objetivos globales de una organización. El contar con una estrategia de compras adecuada es fundamental ya que no solo facilita el desempeño del área, sino que contribuye a posicionarla como un elemento estratégico de las compañías.
La estrategia a implementar dependerá de diferentes factores tales como; el grado de maduración de la compañía, el desempeño en la función de compras, la estrategia corporativa de la organización y otros factores relacionados con las condiciones del mercado. Una buena estrategia de compras debe estar basada en aquellas medidas que contribuyan al mejor cumplimiento de los objetivos del área y de los objetivos estratégicos de la compañía que deben ir muy de la mano.

En definitiva, una buena estrategia no debe ser únicamente una lista de métricas a mejorar, sino un plan articulado que englobe todos los aspectos del área como: flujos de trabajo, organización, cultura, tecnología y la infraestructura de soporte. Contar con una estrategia clara, planes de acción concretos y medibles que aseguren mejores resultados. Cuando existe visibilidad sobre el progreso, se fomenta la mejora continua y se motiva al trabajador.

Entonces, ¿cuáles son esos objetivos en los que se debe centrar una buena estrategia de compras?

Los objetivos variarán en cada organización: minimizar los costes de compra, de almacenamiento y de distribución, asegurar el flujo de producción continuo, aumentar la rotación de activos, velar por una correcta integración con el resto de áreas, desarrollar fuentes alternativas de suministro, mantener el registro de los datos actualizado y la trazabilidad de los mismos, etc.

¿Cómo saber si los proveedores actuales son los ideales para la empresa?

Hacer una buena selección de proveedores es una tarea muy importante para las empresas y no es sencilla. A través de un proceso de evaluación se pueden establecer cuáles son los proveedores que están mejor posicionados para satisfacer nuestras necesidades y ver si coinciden con nuestro pool.

Cada empresa define unos criterios para evaluar a sus proveedores: productos y servicios, calidad, precio, recursos, capacidad instalada, apoyo técnico, entregas, tecnología, procedimiento para las reclamaciones, comunicación, contratos, innovación, etc. Una vez definidos los criterios se asignará un puntaje a cada uno de ellos y un sistema de ponderación estableciendo un orden de prioridad.

¿Cuáles son las claves para mejorar y fortalecer la relación con los proveedores?

Las empresas exitosas comparten un rasgo común, fuertes relaciones con sus proveedores, independientemente del tamaño. Se pueden establecer tres puntos críticos para fortalecer la relación con nuestros proveedores:

La confianza ofrece garantías razonables de que las metas y resultados deseados se lograrán, lo que debe llevar a una mayor inclinación a cooperar.
La compatibilidad entendida como la posibilidad de concurrir en buenas condiciones con tu proveedor.
La transparencia en una empresa se puede relacionar con su honestidad. Aumenta la confianza en las relaciones empresariales y a través de ella es posible optimizar las posibilidades de colaboración.

¿Qué supone y ofrece la digitalización de un proceso de compras de una empresa?

A través de un proceso de digitalización de las compras de una compañía se logra reducir hasta en un 40% los tiempos de gestión, aportando trazabilidad en todos los procesos. Se consiguen flujos de trabajo cada vez más eficientes reduciendo costes de manera muy sensible.

La digitalización es un proceso esencial para mantener la competitividad de las empresas y la función de compras no se escapa de esta realidad, ni mucho menos. Saber cómo incorporar las nuevas tecnologías es clave para conseguir el crecimiento empresarial.

El proceso de digitalización de la función de compras produce mejoras evidentes en diferentes ámbitos como el conocimiento estratégico sobre los proveedores, la optimización de procesos, el control del presupuesto en tiempo real, las decisiones mejor informadas, la información consistente y de calidad, la gestión KPI´s y monitorización de operaciones y la prevención de roturas de stock.