4 trucos para aprovechar al máximo las 24 horas del día

aprovechar al máximo las 24 horas del día

MADRID. En un mundo tan frenético, una de nuestras mayores prioridades es la de tratar de aprovechar y maximizar las horas que nos ofrece el día. De esta manera, llevaremos una vida organizada, disminuiremos nuestro nivel de estrés y estaremos más felices. Descubre cuáles son los trucos para hacerlo y empieza a ponerlos en práctica desde hoy, para tener una calidad de vida mejor y no desperdiciar ni un segundo de tu existencia.

Analiza cómo empleas tu tiempo

En primer lugar, es necesario que analices y estudies detalladamente cómo administrar tu tiempo. Es importante establecer una línea temporal en la que situar cada acción que realizas durante el día. Trata de concluir qué momentos están provocándote una pérdida de tiempo mayor.
Al principio no te resultará sencillo, pero conforme trabajes en ello verás que medir tu tiempo es una herramienta fundamental para exprimir las horas del reloj. Existen aplicaciones y métodos que te permitirán analizar con retrospectiva los momentos donde no aprovechas el día, aportándote un valor cuantitativo que difiere de la mera percepción personal.

aprovechar al máximo las 24 horas del día

Desconecta de vez en cuando

No podemos pretender trabajar como máquinas y dedicar el cien por cien a nuestras tareas y a nuestros objetivos, ya que podemos sufrir el burnout, debido a la amplia cantidad de horas invertidas en el trabajo. La desconexión y el tiempo de ocio tienen un papel tan importante como cualquier otro.
Invertir tiempo en ti mismo y en tu felicidad, ya sea yendo al cine, estudiando o haciendo deporte, te ayudará relajarte y a producir más en el trabajo. No debes sentirte mal por descansar un domingo por la tarde, por no terminar una tarea o por salir a cenar con amigos por la noche. No dudes que a la larga te compensará.

aprovechar al máximo las 24 horas del día

Haz algo productivo en los tiempos muertos

Una vez descubierto dónde fallas y dónde puedes aprovechar más tu tiempo, es momento de pasar a la acción. Probablemente hayas descubierto que pasas demasiado tiempo mirando las redes sociales, o que tras unas cuantas horas de trabajo comienzas a desconcentrarte y a perder el tiempo. Tienes que establecer unos objetivos y tratar de planificar tu día con antelación, priorizar tus actividades y quehaceres, fijando límites temporales para cada uno de ellos.

Además, en los minutos libres, realiza actividades útiles para mantener en forma tu cerebro. Podrías, por ejemplo, leer un libro o seguir un curso online para aprender algo nuevo: los tiempos muertos serán tu oportunidad para hacerlo. Mientras haces la cola en el banco o esperas el autobús podrías estudiar en un curso de inglés en línea con la aplicación de Babbel, leer un ebook o realizar recorridos virtuales por museos.

Prioriza y marca límites temporales

La única persona capaz de administrar tu tiempo eres tú mismo. No es una tarea fácil, pero una vez lo logras, descubrirás lo mucho que merece la pena. Fija objetivos a corto y largo plazo de manera realista para encontrar una mayor motivación durante el camino.
Además, descubre cuáles son tus prioridades: por mucho que aproveches el tiempo, habrá tareas que tendrán que pasar a segundo plano, porque será necesario realizar otras en función de la urgencia o de la importancia de las mismas. Una vez comiences este camino, te darás cuenta de que cada día te sentirás mejor, establecerás líneas temporales más eficaces y te sentirás mucho más satisfecho contigo mismo.

Poner una fecha límite a tus trabajos te ayudará a no dedicarle más tiempo del necesario y te obligará de manera sutil a conseguir resultados a corto plazo. Céntrate en una actividad y evita el multitasking, que solo te producirá mayor estrés y desgaste y te impedirá concentrarte al máximo.