Se pone en marcha un nuevo Laboratorio de Agricultura Abierta en Aranjuez

Aranjuez

ARANJUEZ. La Comunidad de Madrid pone en marcha un nuevo Laboratorio de Agricultura Abierta (AgroLab), en el municipio de Aranjuez. Su objetivo es fomentar, a través de la formación, la agricultura urbana como actividad para generar empleo, conservar el entorno natural del municipio madrileño y servir de cauce para la integración social.

Para la plasmación de esta iniciativa, el Ejecutivo regional ha firmado un convenio de colaboración de dos años de duración con el Ayuntamiento de Aranjuez. Las actividades de este nuevo AgroLab, cuyo huerto contará con 3,29 hectáreas del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), se destinarán principalmente a vecinos que, interesados en aprender sobre el sector agrícola, se encuentren en situación de desempleo o en desventaja social.

Los investigadores del departamento de Investigación Aplicada y Extensión Agraria del IMIDRA serán los responsables, entre otras tareas, de realizar la formación sobre la recuperación de las variedades tradicionales mediante talleres que se irán desarrollando a medida que se suceda el ciclo natural de los cultivos. Además, se encargarán de enseñar a los participantes las técnicas de cultivo tradicionales basadas en la sostenibilidad como forma de dinamizar las zonas periurbanas.

Este convenio contempla la creación de un espacio multifuncional en el que se incluya como actividad adicional la puesta en marcha de un mercadillo en el poder comercializar tanto de los productos que se cultiven en el AgroLab objeto del convenio como productos locales.

Además, uno de los principios rectores del proyecto es el autoconsumo de los participantes y la donación de excedentes a entidades sociales. Para su arranque, el Gobierno madrileño aportará los medios técnicos y humanos necesarios, asumiendo un gasto de 38.500 euros en una primera anualidad y de 5.000 euros en cada una de las siguientes.

Formación práctica para conectar campo y ciudad

El gerente del IMIDRA, Sergio López, entidad dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, ha destacado que estos proyectos “trabajan en la conexión del campo y la ciudad a través de la formación agrícola y tratan de acercar la agricultura sostenible a los municipios, además de fomentar el emprendimiento y aumentar el número de futuros profesionales jóvenes para el sector”. Además, ha explicado que esta experiencia “pretende revalorizar el patrimonio cultural y natural y la transformación del modelo de ciudad en términos de sostenibilidad”.

El IMIDRA lleva desarrollando los Laboratorios de Agricultura Abierta (AgroLab) en diferentes municipios de la región desde el año 2015. El primero en incorporarse al proyecto fue el de Perales de Tajuña, mientras que en 2017 lo hizo El Escorial, y en junio de 2019 Móstoles.

En total, desde hace cinco años han participado en alguna de las ediciones casi 200 personas y siete entidades que trabajan en la promoción de metas ambientales, socioculturales y de salud, entre quienes se ha fomentado también el intercambio de conocimientos entre generaciones.

Desde su inicio y hasta la fecha, el Gobierno regional ha invertido en estos laboratorios agrícolas un total de 300.000 euros.