aranjuez-980x250

Madrid obtiene 200 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones para combatir al COVID-19

COVID-19

MADRID. La Comunidad de Madrid ha formalizado un préstamo bilateral a 15 años con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), por importe de 200 millones de euros, con el objetivo de poder hacer frente a los efectos de la pandemia por COVID-19. De esta manera, la región obtiene, en condiciones favorables, financiación del BEI en la lucha contra el coronavirus, y consolida el respaldo obtenido por parte de este organismo en mayo del año pasado, cuando tuvo lugar la firma de la primera operación de estas características, por valor de 600 millones de euros, con una Administración pública en España.

Esta actuación se encuentra enmarcada en los límites de endeudamiento autorizados por el Consejo de Ministros para la Comunidad de Madrid, y la financiación obtenida permitirá apoyar el programa de vacunación puesto en marcha por el Gobierno regional, así como hacer frente al gasto sanitario y la compra de suministros médicos.

El consejero en funciones de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, ha agradecido el apoyo del BEI y ha recordado que “la Comunidad de Madrid está haciendo frente a la peor crisis sanitaria de su historia, que requiere de un esfuerzo presupuestario extraordinario, ya que las comunidades autónomas están librando esta batalla en los hospitales y adoptando medidas para reactivar la economía”.

Respuesta del BEI frente al COVID-19

Las medidas del Banco Europeo de Inversiones para mitigar los efectos de la pandemia por COVID-19 se centran en dos áreas principales: el apoyo al sector sanitario y a las pymes. Con estos objetivos, en 2020 el Grupo BEI ha firmado en España 46 operaciones por importe de 4.900 millones de euros y ha aprobado operaciones por 12.100 millones de euros, lo que sitúa a España como el país con el mayor volumen de financiación aprobada para proyectos relacionados con el COVID-19.

La nueva financiación de 200 millones de euros facilitada ahora a la Comunidad de Madrid se enmarca dentro de las medidas adoptadas por el BEI para acelerar sus procesos y flexibilizar sus políticas internas, con el objetivo de desplegar su apoyo lo más rápido posible y de financiar costes que el banco de la UE no financiaría en condiciones normales, como es el caso de los gastos corrientes de las empresas y los gastos extraordinarios de las administraciones públicas.