Aumento de la capacidad de los cuatro comedores sociales hasta las 1.216 plazas

Share:

MADRID. La Comunidad de Madrid va a aumentar un 12% la capacidad de sus cuatro comedores sociales, hasta las 1.216 plazas, para incrementar la atención que prestan estas instalaciones a personas en situación de vulnerabilidad. Así lo ha anunciado la presidenta del Gobierno regional, Isabel Díaz Ayuso, tras firmar hoy un convenio de colaboración con el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, en materia de servicios sociales.

En concreto, con este acuerdo se establece que sean los servicios sociales del Consistorio de la capital los que deriven directamente a los usuarios a 450 de las plazas que tiene el comedor de la calle Canarias, en el distrito de Arganzuela. Esta instalación, que proporciona alimentación a personas que se hallan en situación de pobreza severa y exclusión social, cuenta con 612 plazas que aumentarán hasta las 672 gracias a la flexibilización de horarios del servicio.

El centro está especializado en prestar el servicio a familias completas, además de personas en situación de especial necesidad. Se estima que este comedor ofrecerá en torno a 650.000 menús al año en los tres turnos diarios. “Hoy firmamos un nuevo convenio como respuesta a la responsabilidad que asumimos con las personas que se encuentran con grandes dificultades en Madrid”, ha señalado.

La presidenta ha explicado que con el mismo ambas administraciones se comprometen “a mejorar la colaboración y la coordinación y la atención prestada en el comedor de la calle Canarias, el más grande de la región”. “Después de un mes de diciembre tan complicado como el que hemos vivido, donde se disparó un 16% el precio de los alimentos, enero va a ser todavía más para muchas familias si le sumamos la factura de la luz, la calefacción o el depósito del coche. Tenemos una enorme responsabilidad y no vamos a eludirla, nunca lo hemos hecho”, ha subrayado.

La Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) gestiona, además del de la calle Canarias, los comedores de Santa Isabel y Plaza Elíptica, con 210 plazas que se incrementarán hasta las 252 cada uno, y el comedor San José, con 40, que entregan cada año más de un millón de servicios de desayuno, almuerzo y cena.

El incremento de capacidad anunciado por Díaz Ayuso se suma a las medidas que está poniendo en marcha el Gobierno regional para transformar estos comedores sociales en una Red Abierta que no solo facilite y agilice el acceso al servicio de comidas, sino que también potencie la inserción laboral y social de sus usuarios y su calidad de vida.

Desde el 1 de enero se ha implantado un nuevo modelo de gestión que optimiza el ingreso, contempla la asignación automática de plaza de comedor en caso de urgencia o emergencia social y abre la posibilidad de que aquellas personas con problemas de salud o movilidad reducida reciban la comida en su casa.

Más ayudas

El Gobierno de la Comunidad de Madrid también está avanzando en otros dos convenios. El primero, con la Fundación Altius, tiene como objetivo favorecer la inserción laboral de las personas en exclusión a través del acompañamiento y la formación de los usuarios.

Por otro lado, se ultima un acuerdo con Glovo España para facilitar la entrega de comida en el domicilio de estas personas, tanto de la disponible en el comedor como de la que se embolsa para llevar a casa y cuyo peso en muchas ocasiones dificulta su transporte. Próximamente se pondrá en marcha también un proyecto de alfabetización en salud para ayudar a los usuarios a acceder, comprender y utilizar información que les permita mantener un buen estado físico y mental.

La Comunidad de Madrid concedió en 2022 un total de 87 millones de euros para atender las necesidades básicas de las familias más vulnerables de la región: 32 millones en ayudas a ayuntamientos y mancomunidades para cubrir necesidades básicas urgentes y casi 55 millones en subvenciones, con cargo al 0,7% del IRPF, destinadas a las entidades del Tercer Sector. Además, mantiene la cesión gratuita a la Fundación Banco de Alimentos del denominado Almacén de la Solidaridad.

“No vamos a dejar a ninguna familia desasistida, a ninguna persona que lo necesite y la experiencia de los últimos años nos ha demostrado que no se trata solamente de unos vales de comida y que en ningún caso tampoco se puede prescindir de entidades sociales que llevan haciendo su trabajo muy bien y de una manera muy profesional y comprometida durante tantos años como Cáritas, el Banco de Alimentos o congregaciones religiosas en la Comunidad de Madrid”, ha concluido durante el acto celebrado en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.